Para que no sean aburridos los elementos ancestrales deberían asignarles a cada uno dos elementos contra los que son fuertes y otros dos contra los que son débiles (al igual que con los demás elementos)